La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de emergencia que se espera  no tener que  utilizar nunca. Es mejor llevar al perro o gato a su veterinario antes que los problemas se vuelvan lo suficientemente graves como para requerir reanimación cardiopulmonar.

Pero cuando sea necesario, y si se realiza correctamente, la RCP puede darte tiempo para llevar a tu perro o gato al veterinario.

El RCP para gatos y perros es muy similar al aplicado en humanos. Las siguientes instrucciones asumen que el animal ya está inconsciente y que no existe riesgo de ser mordido por él (en algunos casos existe un reflejo aún en estados inconscientes). Tómale el pulso y asegúrate que no apliques RCP si el corazón está latiendo.

  1. Elimina cualquier obstrucción. Abre la boca del perro o gato y asegúrate que el paso de aire este despejado. De no ser así, extrae el objeto que esté bloqueando el paso del aire.
  • 1.b. La maniobra de Heimlich. Si el objeto que obstruye el paso del aire no está visible realiza la maniobra de Heimlich de la siguiente forma:

heimlich_1

  1. Coloca al perro de cabeza hacia abajo con su espalda recargada sobre tu pecho.
  2. Abrázalo con tu puño dentro de tu otra mano, justo abajo de sus costillas (en el caso de gatos solamente aprieta esa misma zona con una mano)
  3. Con los dos brazos dale 5 “abrazos de oso” en el abdomen. Realiza cada abrazo enérgicamente.
  4. Detente y observa si el objeto ya está visible en la tráquea y retíralo. Dale 2 respiraciones artificiales por su nariz manteniendo su hocico cerrado y observa si el pecho se infla. Si no logras que el aire pase, repite la maniobra.

MUY IMPORTANTE:

No comiences RCP si no has desbloqueado el paso del aire aún y que el animal se encuentre en paro cardíaco. Primero DEBES liberar el paso de aire.

  1. Extiende la cabeza en linea con el cuello y comienza a dar respiraciones artificiales:

respiracion

  • 2.a. Para perros grandes: cierra y sujeta con firmeza la mandíbula del animal y exhala por su nariz. El pecho del animal debe hincharse. Dale 2 respiraciones.
  • 2.b. Para perros pequeños y gatos, probablemente cubrirás su boca y nariz conforme exhalas. De igual forma debes observar que el pecho se hincha al entrar el aire. Dale 2 respiraciones.
  1. Realiza las compresiones en el pecho
  • 3.a. Para perros grandes colócalo boca arriba y ejecuta las compresiones en el pecho tal cual y como se hace en los humanos.
  • 3.b. Para perros pequeños, gatos y perros grandes con pechos alargados, es más eficiente colocar al animal sobre un costado y realizar las compresiones sobre sus costillas. Otra alternativa es colocarlo boja arriba y realizar las compresiones en ambos lados del cuerpo sobre sus  costillas. En el caso de gatos aprieta con una sola mano en la zona indicada.
  • 3.c. El número de compresiones varía según el peso del animal.

 

Tamaño del Animal Tamaño de compresión Compresiones por cada respiración artificial
Gato/perro pequeño (-15 kg) 1 a 3 cm 5
Perro mediano y grande(15-40 kg) 3 a 8 cm 5
Perro mediano y grande(+40 kg) 3 a 8 cm 10

compresiones

 

  1. Revisa si el pulso ha vuelto.

puntos de pulso

Conforme realizas el procedimiento de reanimación, asegúrate de verificar el pulso de tu mascota. No sigas con el proceso si ya ha comenzado a respirar o su corazón ha iniciado a latir nuevamente. Si después de 20 minutos nada ha dado resultado, puedes parar los intentos. Recuerda que tan pronto recobre la conciencia el animal, debes llevarlo a un hospital veterinario y explicar lo que ha sucedido para un diagnóstico adecuado.