Estamos en pleno verano… ¡Y hace mucha calor! Por eso apetece comer frutas de temporada, bebidas frescas o helados, ya sea en festivales o cómodamente haciendo una barbacoa en casa. Por eso, es importante, que los que tenemos mascotas estemos al tanto de estos 7 alimentos veraniegos que son potencialmete peligrosos para los perros.

1. Cerveza

La carbonatación en la cerveza no solo puede provocar angustia gástrica o una hinchazón mortal, los lúpulos utilizados para hacer la cerveza son extremadamente tóxicos para los perros. Además, los perros son mucho más sensibles al etanol (el tipo de alcohol que se encuentra en la cerveza y el vino, producido por la fermentación de azúcares por la levadura) que los humanos y la ingestión incluso en pequeñas cantidades puede conducir a una intoxicación significativa.

2. Helados

Compartir un poco de tu cono de helado en un día caluroso generalmente no es un gran problema, pero la mayoría de los perros son intolerantes a la lactosa y pueden desarrollar problemas digestivos cuando consumen demasiados productos lácteos. Además, con tantos sabores y variedades de helado, algunos contienen toxinas que se encuentran en el chocolate, ciertos frutos secos, pasas y sustitutos del azúcar, es mejor evitar el helado por completo.

¡Pero eso no significa que tengas que privar a tu perro de la alegría de un cremoso y helado regalo! Hay muchas variedades de helado seguros para los perros disponibles en formato de batidos congelados.

¡O puedes hacerlo tu mismo! Solo mezclando yogurt natural bajo en grasa (evitando el yogurt de sabores y con azúcar añadido) con la fruta favorita de tu perro (plátanos o arándanos ¡funcionan muy bien!),  Los moldes de silicona para hacer magdalenas funcionan muy bien para crear raciones individuales que se puede sacar y tratar como se desee.

 

3. Maíz en mazorca

El maíz en sí no es necesariamente tóxico ni perjudicial para tu perro, pero este alimento de alto índice glucémico tampoco es exactamente saludable. Y, aunque la mayoría de los perros adorarían la oportunidad de roer y masticar esa mazorca sobrante, en realidad puede conducir a un bloqueo intestinal peligroso.

 

 

4. Uvas

Las uvas y las uvas pasas, son altamente tóxicas para los perros. Incluso unas pocas uvas jugosas extraídas del racimo pueden conducir a una insuficiencia renal grave y potencialmente mortal en cuestión de horas o días. Aunque no está claro por qué las uvas son problemáticas, o por qué algunos perros pueden comerlas sin efectos nocivos, siguen siendo un riesgo que no vale la pena tomar.

Si tu perro está pidiendo, y no puedes contenerte, es mejor que optes, en cambio, por las bolitas de sandía.

Corta una sandía sin semillas en piezas del tamaño de un bocado y dale a tu perro una alternativa saludable y segura. O, para una diversión aún más fresca durante el verano, extiende las bolitas de sandía sobre una bandeja para hornear galletas o sobre un plato y congélalas durante la noche para obtener una golosina fácil, fresca (¡y saludable!).

O bien, los arándanos, también en temporada durante los meses de verano, son un refrigerio excelente, rico en antioxidantes y sabroso. Ya sea fresco o congelado, es perfecto como golosina del tamaño de un bocado.

5. Semillas de frutas y huesos (de la fruta)

Aunque las manzanas son muy buenas (y una gran fuente de fibra), las semillas realmente liberan cianuro en el cuerpo durante la digestión. Del mismo modo, mientras que los melocotones, las ciruelas y las nectarinas (con moderación) son excelentes refrigerios durante el verano, los huesos contienen cianuro, una toxina peligrosa y, si se ingiere, pueden causar un bloqueo intestinal peligroso o convertirse en un peligro de asfixia.

Por lo tanto, si planeas darle a tu perro una de estas golosinas dulces y afrutadas, asegúrate de quitar todas las semillas y huesos y mantenerlos fuera de su alcance.

6. Aguacate

Aunque los aguacates están disponibles todo el año, la temporada del aguacate es el verano, lo que los hace más propensos a tomarlos en esta época del año. Los aguacates pueden contener Persin, una sustancia tóxica conocida por causar diarrea, vómitos y congestión cardíaca cuando se ingiere en cantidades moderadas.

Si tu perro se siente atraído cuando está comiendo alguno lo mejor es ofrecerle unas rebanadas de plátano fresco en su lugar.

¡Por suerte para nuestros peludos, los plátanos siempre están de temporada!

 

7. Alimentos grasos

Las barbacoas en el patio trasero pueden ser una maravilla para las familias, y, por supuesto, eso incluye al perro. Pero, manten a tu familia de cuatro patas alejada de los alimentos con alto contenido graso que se encuentran comúnmente en las barbacoas durante el verano. Los alimentos altos en grasa, como los chorizos, pueden provocar vómitos y diarrea, mientras que grandes cantidades de alimentos grasos pueden provocar pancreatitis y un viaje a tu veterinario.

¡Pero no tienes que excluir a tu perro de la fiesta familiar! Mientras tengas la parrilla encendida, añade una pechuga de pollo deshuesada y sin condimentar para tu peludito.